Atascos en tuberías, nueva cobertura de Mapfre hogar

El otro día se atascó el desagüe de mi lavabo. Y fue incomodísimo, porque prácticamente no podía abrir el grifo sin que una balsa de agua creciera amenazadoramente en la pila. Apenas podía mantener un minúsculo chorrito cayendo para poder lavarme las manos, la cara o los dientes. Al acabar aquello tardaba varios minutos en vaciarse, dejando una fea capa de residuos salpicando el saneamiento. Seguro que esto te ha pasado, ¿quién no ha tenido un atasco en el lavabo, la ducha o el fregadero?  Hoy te voy a explicar por qué se producen los atascos de las tuberías y qué soluciones tienes al respecto sin tener que recurrir a un fontanero. Pero si esto sucediera, no temas por tu bolsillo. ¡Ya está disponible la nueva cobertura de Mapfre para atascos!

 

¿Por qué se producen los atascos?

 

Un atasco puede producirse por varios motivos, algunos tienen que ver con el estado de tu instalación y otros con el uso que haces de ella. Te cuento:

  • Puede ocurrir que tu instalación ya tenga muchos años y su desgaste provoque que el paso del agua ya no sea tan fluido. O bien pueden haberse producido roturas en determinados puntos de la tubería.
  • También es posible que haya un defecto de construcción, es decir, que las tuberías no tengan la inclinación necesaria o la sección del tubo correcta. Esto produce estrechamientos y ralentizaciones en el discurrir del agua que derivarán, antes o después, en obstrucciones.

 

atascos-en-tuberías-2

 

Hasta aquí tú no has tenido nada que ver, a no ser que hayas montado tú la instalación, claro. Pero no creas que te vas a ir de rositas, porque viene la segunda parte: los atascos producidos por el mal uso de las instalaciones. Y aquí sí, querido amigo, ¡aquí todos la hemos liado en algún momento! Es de lógica que estas cosas no pueden acabar bien, pero te recuerdo lo que nunca debes hacer:

  • Tirar residuos de comida por el fregadero. Para eso vienen con su rejilla, al menos, úsala.
  • Verter aceites. Nunca, nunca, nunca. Aparte de que se acaban solidificando y obstruyendo las cañerías, son altamente contaminantes.
  • Ni las toallas húmedas, ni los tampones ni los pañales son aptos para depositarlos en el WC. Un poco de sensatez, por favor.
  • ¿Has estado pintando el piso y te ha sobrado un poco de pintura? ¿No sabes dónde tirarla? Una cosa está clara: por el desagüe, no. Para eso están los puntos verdes.

Cuando el mal ya está hecho y, como a mí, se te inunda la pila incontroladamente, hay algunos remedios caseros a los que puedes acudir para solucionarlo.

 

Soluciones para atascos de tuberías

 

Existen varios métodos a tu alcance, por muy torpe que te creas, que te ayudarán a desatascar esa maldita tubería sin tener que llamar al fontanero y sin que tiemble tu bolsillo. Algunos ya los conoces:

  • El desatascador de goma: barato y muy útil. Si la cosa no es muy grave bastará con esto para que tu desagüe trague el agua estancada.
  • La sosa cáustica: es muy efectiva y puedes encontrarla en cualquier supermercado. Otra solución económica. ¿Problemas? Tienes que usarla con mucho cuidado porque resulta extremadamente abrasiva al contacto con la piel. Además, si te pasas de la dosis puede provocar también corrosión en las tuberías. Y tampoco es cuestión de cargarse la instalación por limpiar una obstrucción, ¿no te parece?
  • Bicarbonato y vinagre: el remedio de la abuela de toda la vida. Económico y ecológico, además de eficaz. Tanto el bicarbonato como el vinagre hirviendo van desincrustando todos los residuos adheridos a las paredes de la tubería.
  • Un clásico: la coca-cola. ¿Será verdad que la chispa de la vida también desobstruye cañerías? Pues sí, sólo tienes que dejarla actuar unos minutos y después añadir agua hirviendo.

 

alt="atascos en tuberías, nueva cobertura del seguro de hogar Mapfre"

Un consejo: no está demás que cada semana realices una limpieza del fregadero para eliminar los residuos de jabones y detergentes. ¿Por qué? Porque también se acaban sedimentando y taponando las cañerías. ¿Cómo hacerlo?  Muy fácil, con agua hirviendo y sal.

 

¿Los cubre mi seguro de hogar?

 

Si la cosa ya reviste mayor gravedad y los remedios caseros no funcionan no te queda otra que llamar a un profesional. Y ahí, sí, el coste de la reparación puede ser bastante alto. Imagina que tienen que cambiarte toda la instalación de la cocina o del baño: la cosa puede andar alrededor de los 600 €. Esto ya son palabras mayores.

Afortunadamente Mapfre acaba de lanzar esta nueva cobertura en su seguro de hogar, ya lo está anunciando en prensa y televisión. Con esto pretende ofrecerte un servicio ágil y de calidad, evitarte complicaciones y que tengas la mejor experiencia posible si te ves en un apuro de estas dimensiones. Si la fontanería no se encuentra entre tus habilidades y el presupuesto no te da para pagar a un profesional a tocateja no sufras. Hay solución para ti.

¿Tienes dudas sobre cómo funciona esta cobertura? ¿Deseas que te amplíe información? Escríbeme ahora y te explicaré todo lo que necesites saber.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
¡Suscríbete al blog!

¡Suscríbete al blog!

Apúntate aquí y recibirás nuestros artículos  en tu e-mail

You have Successfully Subscribed!