“Se hace país con gente que se la juega”. Esta frase pronunciada por Antonio Banderas el pasado 30 de marzo en una entrevista concedida a “El Hormiguero”  ha generado más de 6 millones de visitas en Facebook  y una gran controversia.

Nuestra pretensión no es entrar en  polémica sobre cuáles son las aspiraciones laborales de la sociedad española. Pero sí  queremos centrarnos en ese grupo de individuos que sintieron que algo les hacía clic por dentro al escuchar estas palabras del actor malagueño, hombres y mujeres que se están planteando crear su propia empresa,  y ofrecerles nuestro apoyo.

Por eso, y por la buena acogida que  ha tenido entre nuestros lectores la sección “Emprendedores”, hoy vamos a hablar del inicio de este camino: cómo nace la idea de negocio.

 

El momento de la iluminación

 

¿Qué voy a ofrecer, a quién, por qué y para qué? Así es como empieza el camino del emprendedor. Responder a estas preguntas implica un análisis personal y del entorno que no todos los que inician un proyecto se hacen. Y, lamentablemente, esta una de las causas por las que aproximadamente el 50%  de los negocios fracasan antes del primer año de vida.

 

La idea de negocio puede proceder de fuentes diversas, quizá te sientas identificado con alguna de estas:

 

alt="idea de negocio"

La idea de negocio puede surgir de la forma más insospechada.

  • Soy un profesional que lleva años trabajando en el mismo sector por cuenta ajena. Conozco perfectamente las debilidades y fortalezas del mismo. En la actualidad mi continuidad en la empresa peligra y mis condiciones laborales están empeorando. Por ello decido aprovechar la coyuntura para trabajar por mi cuenta y cubrir así una de las carencias que vengo observando hace tiempo en este mercado.  Me sobran experiencia y conocimientos.

 

  • Soy una persona de mente inquieta, me gusta conocer otros países, otras culturas, siempre intento resolver las situaciones de una forma distinta, me lo cuestiono todo, tengo avidez por aprender cosas nuevas y no sirvo para trabajar a las órdenes de nadie. Tengo mucho potencial creativo y deseo explotarlo. Y en este afán por descubrir y contribuir a mejorar la sociedad en que vivo me ha surgido una idea innovadora de negocio que ansío llevar a la práctica.

 

  • Tengo estudios y formación académica, pero no me dedico a aquello para lo que me preparé.  Necesito mantenerme, pagar facturas, y no me importa trabajar en lo que sea para conseguirlo. Sin embargo, en mi tiempo libre tengo una afición que ocupa casi todas las horas, se me da bastante bien, la verdad. En mi entorno me animan a que me dedique a esto. Me doy cuenta de que esto que hago por satisfacción personal puede generarme ingresos.

 

¿Alguno de estos tres casos es el tuyo? Son sólo tres ejemplos, en realidad son muchas las situaciones que pueden originar un proyecto empresarial.

 

Ya tengo la idea, pero ¿estoy dispuesto a materializarla?

 

alt="idea de negocio"

Es necesario un autoanálisis previo antes de lanzarse a materializar la idea.

 

Si me voy a dedicar el resto de mi vida, o al menos es lo que pretendo, a una actividad profesional concreta, como mínimo tendrá que ser algo que me apasione, que no me suponga un esfuerzo y que me motive a salir de la cama todos los días a las 7 de la mañana para lograrlo. La idea no me tiene que gustar, me tiene que emocionar.

 

 

¿Por qué digo lo de que no me tiene que costar esfuerzo? Porque se trata de desarrollar un talento que tengo innato, algo que a mí se me da bien hacer de manera natural y que en mi entorno me reconocen. Una combinación de talentos que yo tengo y otros no. Si no sabes cuáles son tus fortalezas te recomiendo que leas este post de Leticia del Corral.

 

Muy bien.  La idea me emociona y tengo talento para desarrollarla. Estoy dispuesto a ser constante, a equivocarme, a caerme y volverme a levantar, a afrontar todo lo bueno y malo que venga. Es momento de lanzarme.

 

A partir de aquí comienza una tarea de investigación de mercados, el entorno, la competencia, los recursos de los que dispongo, si voy a emprender en solitario o me voy a asociar… De todo ello seguiremos hablando en próximos artículos.

Pero, mientras tanto, te dejo esta valiosa información: ¿sabías que en Mapfre existe un programa de asesoramiento personalizado para autónomos que incluye análisis de negocio, planificación de estrategias y seguimiento de resultados por parte de expertos? ¿Quieres que te ayudemos a desarrollar tu idea? Contacta con nosotros.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
¡Suscríbete al blog!

¡Suscríbete al blog!

Apúntate aquí y recibirás nuestros artículos  en tu e-mail


Acepto la política de privacidad

Los datos de carácter personal que me facilitas voy a utilizarlos yo, Ana Domenech, como responsable de la web www.segurosparaestarseguro.com. Utilizaré dichos datos para responder a tus consultas, comentarios y/o solicitudes de presupuesto, así como enviarte la newsletter, material descargable y comunicaciones comerciales sobre seguros. No se los cederé a terceros y serán almacenados en Webempresa y Mailchimp, mis proveedores de hosting y email marketing. Tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar y suprimir tus datos enviando un correo a info@segurosparaestarseguro.com

You have Successfully Subscribed!