¿Qué hacer con las cenizas de un ser querido?

Tirarlas al mar, plantar un árbol, conservarlas en casa o esparcirlas en un lugar significativo, son los destinos que suelen darse a las cenizas del cuerpo de un fallecido tras su incineración.  Pero, a modo de curiosidad, ¿sabes que también puedes utilizarlas para hacer un retrato al óleo, un reloj de arena, incrustarlas en una joya que siempre lleves contigo o incluso emplearlas para hacerte un tatuaje? Nosotros no vamos a entrar en valoraciones al respecto, pero sí queremos asesorarte sobre qué posibilidades existen y qué es lo que debes cuidar en el caso concreto que decidas esparcirlas en un lugar abierto.

 

Tras la incineración del cuerpo de una persona fallecida, si esta no manifestó qué deseaba que se hiciera con sus cenizas, es responsabilidad de los familiares tomar esta decisión. Lo más recomendable según los expertos es hacerlo antes de que llegue el momento, puesto que ahorra una complicación añadida al duelo. Tal y como ya te expliqué en este otro artículo del blog, ¿Qué elegir en tu póliza de decesos, entierro o incineración?, una vez se te entrega la urna con las cenizas,  puedes escoger entre

  • dejarlas en los columbarios construidos al efecto en el propio cementerio.
  • hacerte cargo de ellas y conservarlas en casa
  • esparcirlas en un lugar al aire libre.

Hasta aquí es donde alcanza la cobertura de la póliza, por lo que si deseas realizar un ritual de despedida de las cenizas y su esparcimiento y utilizas para ello los servicios de una empresa privada habrás de abonar los costes del servicio.

 

¿Puedo esparcir las cenizas en el lugar que desee?

No, rotundamente. Según la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), depositar las cenizas de un ser querido en un lugar significativo se ha convertido en un problema para los responsables de dichas áreas. ¿Por qué?  Te voy a contar algunas historias:

  • Hace tres años se organizó una jornada de limpieza de la playa de la Malvarrosa en Valencia, en la que participaron miembros del Club de Buceo Mediterráneo. Pues bien, según contaba uno de sus operarios a la prensa en aquellos días se encontraron decenas de urnas en los fondos marinos. Por respeto decidieron dejarlas allí, con el consiguiente impacto medioambiental.
  • Las cenizas de un conocido personaje público se esparcieron también hace unos años en las marismas de El Rocío. Muchas personas siguieron su ejemplo e hicieron lo mismo después, tal fue el número de casos que el ayuntamiento de Almonte publicó una ordenanza prohibiendo tajantemente esta práctica.
  • En las costas cantábricas los pescadores no sólo han recogido en sus redes urnas funerarias, incluso se han encontrado placas conmemorativas que los allegados lanzan al mar junto a los restos.

ermita

Y no sólo en el mar,  las cercanías de ermitas con gran afluencia de peregrinos también son lugares elegidos masivamente para estos rituales, como la Ermita de Nuestra Señora de  los Remedios en Cártama (Málaga), donde el ayuntamiento sanciona hasta con 15000 € a quienes se atrevan a depositar urnas y flores en el lugar. O el Santuario de Santa María de Uxue en Navarra, aquí también el gobierno local hubo de tomar medidas. La probabilidad de recibir una multa por esparcir cenizas en determinados lugares públicos, como ves, es bastante alta.

Y es que no sólo se trata de urnas fabricadas con materiales contaminantes, como la porcelana, el hierro o el jade: las velas, las flores, las lápidas y otros elementos empleados provocan daños medioambientales importantes.

En la actualidad ya se están fabricando urnas con materiales biodegradables, como son la arena, el adobe o el cuarzo, que se desintegran en poco tiempo tanto en la tierra como en el mar. Son las únicas permitidas para ser lanzadas a ambos espacios.

 

¿Y qué dice la ley al respecto?

Pues poca cosa, la verdad. Tendrás que acudir a la normativa y ordenanzas municipales de tu localidad para saber qué puedes o no hacer, bajo riesgo de sanción económica. Por el momento no existe ninguna ley en nuestro país que obligue a mantener las cenizas de tus seres queridos en los cementerios, al contrario que en países como Alemania, donde la legislación vigente impide darles ningún otro destino.

cenizasalmarSí existe el llamado Convenio Marpol, que entró en vigor en 1983, con el objeto de prevenir la contaminación  por los buques. Fue obra de la Organización Marítima Internacional (OMI), organismo que depende de la ONU. Pues bien, según este convenio ninguna sustancia contaminante, entre las que se encuentran las cenizas, puede ser arrojada a menos de 3 millas de la costa, lo que equivale a 5 kilómetros. El  Ministerio de Fomento debe autorizar  a las empresas correspondientes a desarrollar esta actuación, y para ello se deben cumplir una serie de requisitos.

En un próximo artículo hablaré de los tipos de ceremonias de despedida que organizan estas empresas privadas y sus costes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
¡Suscríbete al blog!

¡Suscríbete al blog!

Apúntate aquí y recibirás nuestros artículos  en tu e-mail

You have Successfully Subscribed!