¿Me interesa meter mis ahorros en un plazo fijo?

Recientemente nos han realizado una consulta  través del formulario de contacto de nuestro blog. Quiero compartirla contigo porque se trata de un tema que nos afecta a todos. Te cuento: Nuria tiene quince mil euros ahorrados en una cuenta corriente. El otro día uno de los empleados de su banco le comentó que no era una buena idea tener ese dinero parado, ¿por qué? Porque teniéndolo en su cuenta no le está reportando ningún beneficio, más allá de la tranquilidad de disponer de ese colchón económico después de muchos años de trabajo y esfuerzo.

 

A Nuria le aconsejaron invertirlo en un producto que le genere una rentabilidad y poder así obtener unos beneficios económicos producidos por esos ahorros, a cambio de permitir que el banco trabaje con ese dinero. Como imagino que en algún momento a ti también te habrán hecho esa propuesta me gustaría explicar de forma muy sencilla cómo funcionan cada uno de esos productos y cuál es la tendencia en el momento actual.

Los tiempos han cambiado, las circunstancias socioeconómicas también, y por consiguiente ha surgido una nueva cultura de ahorro, que no es ni mejor ni peor a la que tenían nuestros padres y abuelos, sino distinta, porque el momento que vivimos también lo es.

 

La muerte del plazo fijo

alt="meter mi dinero en un plazo fijo"

Todos estamos familiarizados con el concepto de plazo fijo, o depósito bancario, que es el nombre real de este producto. Consiste en que yo le presto al banco una cantidad de dinero, el banco  trabaja con este capital durante el tiempo estipulado y al finalizar ese período me devuelve el total de lo que yo le presté más unos intereses.

El depósito bancario ha sido la forma tradicional de ahorro de nuestros padres y abuelos, un lugar seguro donde tener el dinero que no van a necesitar a corto plazo y que encima les ha reportado unos beneficios. Pero ¿qué está sucediendo de unos años a esta parte? Pues que el tipo de interés que ofrecen los depósitos bancarios está descendiendo progresivamente. Si hace unos años llegó a situarse en un 4%, según los últimos datos del Banco de España  la rentabilidad media ahora mismo está en un 0.29 %.

A nuestra amiga Nuria su banco le ofrecía un interés bruto del 1 % (TAE). Ahí hay que restar la parte que se queda Hacienda. Y no sólo eso, sino que contratar este producto implica aceptar condiciones como domiciliar la nómina y recibos u  operar con la tarjeta de crédito asociada en los términos que la entidad bancaria decida. Con lo cual, sí o sí durante el tiempo de  funcionamiento de ese plazo fijo Nuria estará obligada a trabajar con él en todo, cuestión que también conviene valorar.

Ahora la pregunta es: ¿le interesa a Nuria este producto?¿cuánto va a ganar neto?

 

Nueva cultura de ahorro

 

Las perspectivas de los depósitos bancarios y las previsiones del Banco de España al respecto aconsejan buscar otro tipo de productos donde invertir mi dinero, en busca de una mayor rentabilidad. Y de entre todas las opciones posibles me voy a detener en la que más está creciendo en los últimos tiempos: los fondos de inversión.

alt="meter mi dinero en un plazo fijo"En un fondo de inversión lo que hago es invertir mi capital, junto al de otras personas, en la compra de participaciones, gestionadas por un asesor experto, que es quien hace las veces de intermediario. Dicho gestor utiliza estos fondos para invertirlos a su vez en la compra de acciones, pagarés, bonos del Tesoro, etc. Su misión es la de estar informado de todos los indicadores macroeconómicos de país y de las fluctuaciones del mercado, y en función de ello coloca el capital en aquellos valores que considere van a generar una mayor rentabilidad. Dicha rentabilidad repercute en  mi propio beneficio económico, obtendré una ganancia mayor o menor en función de lo que haya aportado.

Hay que tener en cuenta que invertir en este producto conlleva asumir un riesgo, porque dependo de las oscilaciones de la economía y la Bolsa. Si el precio de mis participaciones se devalúa, me arriesgo a perder dinero, por el contrario, si se provoca una apreciación, puedo llegar a obtener importantes ganancias.

Según sea el grado de riesgo al que quiero enfrentarme puedo escoger el tipo de fondo de inversión que mejor me acople. Los hay más conservadores, que lo que hacen es garantizarme una renta fija a muy corto plazo; fondos mixtos, que combinan una parte de activos de renta fija con otra de renta variable. O los más agresivos, como puedan ser los bonos convertibles o las inversiones en activos de países emergentes, aquí es muy importante asesorarse bien, porque el riesgo es mucho más elevado, para bien y para mal.

 

¿Por qué puede interesarme un fondo de inversión?

 

Nuria tenía un perfil conservador, quería invertir su dinero pero prefería asegurarse una rentabilidad más baja, aunque más segura. Así que le ofrecimos una cesta de productos en la que el 90% iban destinados a renta fija y el 10% a renta variable, con una expectativa de rentabilidad real del 4% y un tratamiento fiscal más ventajoso.

¿Por qué le interesó a Nuria este fondo de inversión?

European banker is looking after his investment

  • En primer lugar, porque, como te muestro, la rentabilidad que ofrece, siendo que ha escogido una cesta de productos de menor riesgo, cuatriplica la de un depósito bancario.
  • En segundo lugar, por la tranquilidad de poner su capital en manos expertas, que siempre van a escoger lo que más le interese y le van a mantener informada, Nuria no necesita tener conocimientos sobre la Bolsa ni mucho menos hacer caso a conversaciones de bar que recomiendan invertir en tal o cual cosa porque “puede ser un pelotazo”, con el riesgo que conlleva el desconocimiento.
  • En tercer lugar, porque no le genera la obligatoriedad de vincular otro tipo de productos o servicios, como sucede en los bancos.
  • Y por último porque, a diferencia de los depósitos bancarios, en los que se tributa anualmente, hasta que no reembolse el total del dinero no tendrá que rendir cuentas a Hacienda.

 

Con estas cestas de productos lo que siempre se hace es diversificar riesgo, es decir, no invertir todo el capital en una sola cosa, sino repartirlo entre diversos destinos y así no jugarlo todo a una carta. Si como Nuria, tú también deseas que te asesore pincha aquí y te diseñaré una propuesta acorde a tu perfil inversor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
¡Suscríbete al blog!

¡Suscríbete al blog!

Apúntate aquí y recibirás nuestros artículos  en tu e-mail

You have Successfully Subscribed!